Síguenos en nuestros Canales

TwitterLinkedinYoutubeFacebook

Aviso
  • Lack of access rights - File '/images/phocagallery/14-15/Homenaje_PacoUsero/DSC_2092_lzn.jpg'
  • Lack of access rights - File '/images/phocagallery/14-15/Homenaje_PacoUsero/DSC_2092_lzn.jpg'
  • Lack of access rights - File '/images/phocagallery/14-15/Homenaje_PacoUsero/DSC_2092_lzn.jpg'
Martes, 17 Junio 2014 15:33

Viaje de los veteranos a Bruselas

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Ya estamos otra de vez de vuelta y esta vez bien podríamos decir que tras poner una pica en Flandes. Que nadie malinterprete estas palabras que a lo único que nos referimos en esta crónica es a que volvemos con una nueva victoria de nuestro viaje anual europeo. Tras atravesar de nuevo los Pirineos, hemos vuelto a la senda de la victoria, cosechando un nuevo triunfo esta vez en tierras belgas.

VetLiceoBruselas14-1

A pesar de lo comentado tras el viaje a Lisboa del año pasado, de nuevo incumplimos nuestra primera intención, que era volver a viajar todos juntos en el mismo vuelo. Diferentes cuestiones particulares y sobre todo, motivos económicos de las condiciones de las compañías aéreas, nos hicieron volver a utilizar hasta 11 vuelos diferentes para llevar a todo el grupo hasta Bruselas (alguno desde China). Con esa disparidad de horarios de llegada vamos a poner como punto de inicio de este relato la mañana del viernes, por un lado, por ser el momento a partir del que se concentró la mayoría del grupo, y por otro, no menos importante, por ser cuando se incorporó el que escribe esta crónica, que de lo acontecido el día antes no puede dar fe rigurosa. Antes del inicio, este año de nuevo tuvimos la primera baja ya que una indisposición del hijo de Fernando Romero, Pichi, le hacía tener que abandonar la expedición antes incluso de la salida. Un abrazo, Pichi, esperamos que el niño esté ya totalmente recuperado.

Como en cada viaje, la mañana del viernes se dedicó a establecer un primer contacto cultural con la ciudad. Un paseo habitual que sirve de relajación antes de afrontar el partido. Esta vez, a pesar de contar con innumerables referencias a puntos de interés en la capital belga, nuestro primer destino fue un parking público de 10 pisos de altura desde el que supuestamente se podía observar toda la ciudad gracias a la geografía plana de la zona. Así, desde lo que nos dio la impresión de ser más un espacio orientado al botellón juvenil y a las actividades emocionales de las parejas adolescentes, pudimos observar los tejado de la Grand Place, la silueta de un diminuto Atomium visto a varios kilómetros de distancia, y las torres de algunas reconocidas iglesias de Bruselas. Un buen collage de imágenes de la ciudad que a más de uno le dio por satisfecho en cuanto a su interés cultural, con lo que pudo orientar el resto del viaje a otras actividades, fundamentalmente el partido y beberse el agua de los floreros. Lástima que el dichoso Maneken sea una miniatura y no se pudiera observar desde ese parking porque habría ahorrado alguna caminata más a algunos.

 


Cumplido el objetivo cultural de la mañana llegaba la hora de tomar contacto con la cerveza belga, en este caso con nuestra buena amiga Jupiler con la que hemos compartido muy buenos momentos estos tres días. Antes, en un momento de confusión del grupo, nos vimos a punto de caer en un mercado callejero. Suerte que Marco reaccionó a tiempo para advertirnos de lo inconcebible de la situación, y tras expresar su desacuerdo con un rotundo “no me jodáis que venimos de viaje sin pibas y vamos a entrar a un mercadillo”, tras un parón inmediato del grupo, contó con el unánime asentimiento que redirigió sus pasos a una terraza para apretarnos un par de jarras de medio litro.

Una vez conocida la famosa cerveza de Bruselas, tocaba comer, para lo que habíamos reservado mesa en un local cercano al hotel donde dimos cuenta del menú de partido de toda la vida, espaguetis y pollo. Los nervios debían atenazar al grupo o cada vez estamos más tontos con los móviles, porque en un momento de la comida apenas solo un par de comensales no estaba conectado a la wifi del local para chatear por el guasap. Y lo peor es que muchos de los mensajes eran para el grupo Bruselas del que formábamos parte todos los que estábamos sentados en la mesa. Definitivamente, una actitud que no puede ser sino fruto del nerviosismo prepartido.

Tras una siesta reparadora más o menos profunda, se inició el complicado traslado del hotel al campo. La primera intención de la organización era haber contratado un autocar, algo que se desestimó por los precios de la capital europea. El siguiente medio de transporte elegido fue el taxi, pero ante la recomendación del recepcionista del hotel sobre el dificil tráfico de la ciudad los viernes por la tarde, la elección definitiva fue el metro. Sin entrar en detalles escabrosos sobre la dificultad de algunos para sacar billetes en una máquina, de regresos repentinos al hotel para atender a necesidades fisiológicas, y de las habituales dudas para encontrar la dirección adecuada o acertar con la parada, el resultado fue que llegamos apenas 5 minutos antes de la hora de inicio del partido. De hecho Paco Manazas que había volado esa tarde y se incorporaba a la expedición en el campo, llegaba antes que el resto del grupo.

Un paso rápido por el vestuario, reencuentro con Paco y con Miguelón Andueza, nuestro cicerone en el Kibubu, y de nuevo nos encontrábamos, un año más, trotando y calentando para el partido. El campo estaba en un entorno muy chulo y contaba con un buen club house. Lamentablemente la época del año en la que hemos viajado hacía que el suelo estuviese un poco irregular y bastante duro. En cualquier caso nada en especial para jugadores que han pasado por Cantarranas o el de arriba de Orcasitas en sus buenos tiempos. Los vestuarios también tenían cierta curiosidad ya que estaban integrados en los bajos de un edificio próximo, en una zona dedicada a los trasteros y parking de ese edificio. Como además no eran muy grandes, algunos tuvimos que cambiarnos fuera del propio vestuario aunque por suerte no coincidió con la llegada al parking de ninguna familia belga.

 


Y por fin, a las ocho de la tarde, con buen tiempo y media hora de retraso, dio comienzo al partido, que se concertó a tres tiempos de veinte minutos. El retraso en la llegada nos hizo acortar los preparativos y tuvimos que renunciar a escuchar la charla técnica de Carlitos Bravo y la arenga emotiva de Apa que en esta ocasión se había unido al staff técnico.

En el inicio del encuentro el Liceo salió mucho más enchufado que Kibubu, y a través de buenas penetraciones de la delantera y alguna buena combinación de los tres cuartos, se fue acercando en varias ocasiones a la línea de marca belga. Sin embargo esa fase de ganas también coincidió con un buen cúmulo de errores en los últimos pases y de constantes pérdidas de balón después de jugadas bien elaboradas. Los contrarios no podían aprovechar esas pérdidas ya que a nuestros errores de manos, ellos correspondían con otros similares.

VetLiceoBruselas14-2

En cualquier caso, la sensación era de claro dominio visitante, fruto del cual, por fin, en el minuto 12 (más o menos que tampoco juega uno con reloj), Marco, nuestro hombre en China, abría la lata con el primer ensayo. Para ello hubo que recurrir a una jugada clásica, golpe lanzado a touche dentro de su veintidós, maul en penetración y ensayo. Como alguien grito al marcarlo, precioso!!!!. Y es que a los belgas se les hacía complicado parar el empuje de nuestra delantera. A pesar de no poder empujar en melé por la norma de veteranos, la potencia de nuestra primera línea se hacía notar en cada agrupamiento, muchos kilos y experiencia en ese grupo que fueron formando Paquete, Javilón, Rubén, Avelino y Ramiro. Tras ese primer ensayo, el grupo de tranquilizó, y empezaron a desaparecer los errores del inicio del partido, se sucedieron buenas combinaciones a la mano, y la movilidad de nuestra tercera línea, integrada en diversas fases del partido por David, Paco, Marco, Padilla y Alberito dio lugar al resto. Los balones se movían con agilidad entre una inspirada pareja de medios, Chapero y Zombi, a los que no se les cayó un solo balón en todo el partido. Los centros, que se fueron alternando Andrés, Baby y el Loco completaban el desplazamiento del balón con rapidez, y en las alas, Angel Luis, Jordi y Gabi daban continuidad al juego y ponían en aprietos a su defensa. Por último Borja aparecía en varias ocasiones provocando desajustes en la línea belga. Así, en una jugada de ida y vuelta y después de un par de buenas fases, la línea colocó el balón en manos de Tostado que rompía la defensa en la banda para lograr el segundo ensayo.

Otro punto fuerte del juego del Liceo la tarde del viernes fue la touche, como ya se había visto en el primer ensayo. La posibilidad de levantar que se pactó al inicio del partido nos otorgó algunas variantes al lanzamiento de juego desde esa fase estática. Para ello contábamos con Alf, Tostado, Fernanditomazo, Chungo y Tete. Sin embargo el tercer ensayo, a pesar de partir de esa fase de juego, no tuvo como protagonista a ninguno de estos jugadores. En un lanzamiento contrario, el balón llegó al fondo del alineamiento donde se encontraban tres enormes belgas y Padilla que cerraba nuestra touche detrás de las dos infranqueables torretas que formábamos delante. En un salto impresionante de nuestro mineralizado y supervitaminado Padilla, este se hacía con el oval y corría hacía su defensa, a su apoyo acudía Paco Manazas que tras romper unos cuantos placajes ponía el 3-0 en el marcador aproximadamente en el minuto 18 y 53 segundos (así a ojo)

Con ese marcador y con la sensación de tener el partido entre las manos nos íbamos al primer descanso, donde recibíamos el apoyo de nuestros hooligans que esta vez integraban Joinse, Largo, Julito y Mitre (estos dos últimos sin poder jugar por prescripción conyugal).

 


El tercer tiempo sin embargo se iba a complicar desde el inicio. La relajación del resultado y la entrada en el equipo contrario de un tres cuartos “nuevo zelandés” provocarían algunas dudas en el grupo. Un balón jugado en su veintidós y una carrera de todo el campo ya nos hacía ver que ese jugador nos traería problemas. Casi a continuación una intercepción de otro tres cuartos en nuestro campo ponía un inquietante 3-2 en el resultado de ensayos. Las dudas antes comentadas se instalaron sobre todo en la grada donde se empezaron a escuchar incipientes gritos de APA DIMISIÓN! y APA VETE YA! Casi como reacción a ese griterío ensordecedor lanzado por al menos una sola persona, el equipo se puso las pilas, y en una jugada dentro de su veintidós y tras una corta carrera que al protagonista le pareció larguísima, el Chapero lograba aumentar el marcador a 4-2. Corría el minuto 27 y 34 segundos, minuto arriba, minuto abajo.

Poco duraba la alegría ya que el mismo jugador de siempre recortaba de nuevo con otra carrera de mal gusto para los minutos en los que ya nos encontrábamos, 4-3.

El final de la segunda parte coincidía con un intercambio de opiniones entre Baby y el joven árbitro que seguramente debido al idioma no alcanzaban a llegar a un acuerdo sobre la interpretación de una jugada, algo que Baby le dejó patente (casi seguro que se enteró).

Llegaban los últimos veinte minutos y el resultado no estaba asegurado. Bien es cierto que la sensación en el campo era que el partido estaba controlado pero cualquier incidente podía desestabilizarlo. Bien pudo ser la doble expulsión que dejo a ambos equipos con 14 tras un nuevo intercambio de pareceres de Baby esta vez con un contrario. Pero sin embargo esa circunstancia nos dio alas, y en una rápida incursión de Borja en el minuto 45, creo, volvíamos a poner dos ensayos de distancia, 5-3. Y como ya era norma en el partido en pocos minutos los belgas volvían a ensayar para acercarse al 5-4. Era el momento de volver a la seguridad del golpe a touche, maul y ensayo, y esta vez era Rubén Koala el que confirmaba la utilidad de esa jugada, 6-4. Corría ya el minuto 52 y 25 segundos, o 26, no estoy seguro, aún quedaba tiempo pero era mejor asegurar porque sabíamos que era complicado que el kiwi no volviera a hacer una de las suyas. Y de nuevo a través de la delantera se castigaba su defensa para que nuestro medio melé volviera a posar el oval tras su línea de marca, 56 minutos exactos y un ya tranquilizador 7-4 que parecía cerrar el resultado. Para reforzar la situación los últimos minutos del encuentro se jugaban en su zona de veintidós donde se rozaba la octava marca, pero al contrario, un dudoso golpe por retenido era sacado con velocidad y tras una carrera de todo el campo de nuestro “amigo” de las antípodas se cerraba el resultado con el definitivo 7-5.

 


Buen partido en definitiva ante un gran equipo que también nos ofreció un buen tercer tiempo. Nada más terminar ya nos obsequiaron con unas regaderas de 5 litros de las que dimos buena cuenta en el propio vestuario. Tras ello nos desplazamos a un local próximo donde tuvimos que esperar a que acabase un partido de futbol de Holanda contra otros que nos sonaban pero que no sabíamos muy bien quienes eran. Por suerte esta vez nadie le pidió antes del partido un antihistamínico al Pre, ni este se equivocó y le dio un miolastan como sucedió en Lisboa, así que todos permanecimos despiertos durante el tercer tiempo. Hubiera sido una pena que alguno se perdiera la actuación de nuestro capitán Javilón que nos ofreció lo mejor de su repertorio, éxitos como la Paella o el Gavilán pollero fueron aclamados por la enardecida audiencia. Hubo tiempo hasta para entonar nuestra versión de La Marsellesa cuando los belgas se intentaron arrancar con algo parecido. Y como fin de fiesta, nuestro particular Carlos “Gardel” Apaolaza hacía saltar las últimas lagrimas (de risa) del respetable con la sentimental interpretación de otro clásico, Pebeta.

En medio de todo esto les dimos el famous plate of Talavera (esta vez un poco descascarillado y eso que por no facturarlo alguno tuvo un problema de ropa interior durante todo el viaje).

Y con esto acababa la parte narrable de la gira, después ya vendrían los consejos higiénicos sobre la inutilidad de aplicarse jabón si no hay agua, la investigación nocturna del Pongo pygmaeus, las idas y venidas por la calle de enfrente del hotel, y todas esas anécdotas que, como siempre, quedan solo para los que fuimos.

Muchas gracias a todos, como siempre esto es un lujo que solo se puede hacer gracias a la participación de todos. Gracias también a Miguelón y al Kibubu por su hospitalidad.

Hasta el año que viene!!! Podéis ir pensando ya en destinos y nos los vais diciendo que los organizadores ya haremos lo que nos salga de ahí.

Participantes en la Gira BRUSELAS 2014: Alberito, Alf, Andrés, Ángel Luis, Apa, Avelino, Baby, Borja, Carlosbravo, Chapero, Chungo, David, Fernanditomazo, Gabi, Javilón, Joinse, Jordi, Julito, Largo, Loco, Manazas, Marco, Mitre, Padilla, Paquete, Ramiro, Rubén, Tete, Tostado y Zombi.

Crónica de Pablo Berra De Unamuno

Leer 2664 veces Modificado por última vez en Martes, 17 Junio 2014 16:31

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Gira anual de los veteranos: Vilna (Lituania)


    Pero volvamos a Lituania, que tiempo habrá el año que viene de hacer balances una vez que cumplamos la decena.

    Para el viaje de este año, la mayoría del grupo volvimos a la versión clásica de estos viajes, con el vuelo el viernes por la mañana, y la vuelta el domingo. Mandamos eso sí, una avanzadilla de expedicionarios el miércoles para ir reconociendo el terreno y localizar las primeras cabezas de playa en tierras lituanas. Entre ellos, nuestro hombre en la China, Marco, que este año tenía que abandonar el grupo el jueves por motivos laborales, pero al que mantenemos como parte de la expedición de este año como si hubiera estado con nosotros el resto de la gira.

    Una de las misiones encomendadas a este grupo tenía objetivos gastronómicos, y consistían en localizar sendos restaurantes para la comida del viernes previa al partido, y la del sábado de celebración oficial de la gira. Teniendo en cuenta que el viernes la organizaron en el propio hotel y el sábado en el primero de los sitios que llevaban en una lista de varios, nos hemos quedado con la sospecha de que los dos días de estancia previa en Vilna los dedicaron a otros menesteres distintos de los de buscar locales.

    El resto del grupo, como ya anticipábamos antes, teníamos fijada nuestra cita el viernes 22 de mayo a las 6:00 a.m. en el aeropuerto de Barajas. Más o menos a la hora que habíamos quedado (aunque no exactamente en el sitio, porque la gente hace lo que le sale de los huevos), todos los viajeros nos fuimos encontrando en la T1 del aeropuerto. Tras los saludos y abrazos correspondientes a no habernos visto en mucho tiempo, procedimos al embarque en un vuelo que resulto bastante tranquilo. La temprana hora de la mañana y la ausencia de alguno que habla como si se hubiera tragado un megáfono contribuyeron a sobrellevar cuatro horas en una caja de zapatos que los de Ryanair llaman asientos.

    En torno a las 12:30 del mediodía tomábamos tierra en Vilna que nos recibía con una ligera lluvia y en torno a 15º C. Pudimos comprobar, como ya nos habían advertido nuestra avanzadilla, que en el aeropuerto de Vilna no había ni fingers ni nuggets, así que tuvimos que llegar a la terminal un poco mojados y sobre todo con hambre. Después de recoger TODAS las maletas (este año sin sorpresas desagradables) y de localizar el autocar de la federación de futbol de Lituania, con el escudo del Liceo en el parabrisas, nos marchamos para nuestro cuartel general, este año establecido en el Hotel Europa City de Vilna.

    Con la duración del vuelo, este año no había ni tiempo de dar un paseo por la ciudad antes de la comida prepartido, que esta vez consistía en……….pasta y pollo, que otra cosa iba a reservar el Pre. Siesta reparadora profunda y pál campo.

    Las instalaciones deportivas se encontraban dentro de un enorme parque bastante céntrico, así que el desplazamiento fue corto. La llegada fue un poco más complicada ya que la lluvia de los últimos días en la ciudad había anegado el acceso al campo que tuvimos que hacer a pie en los últimos metros. La entrada natural además estaba ocupada por un Club de Tiro con arco, y a pesar de que tenían aspecto de tener bastante puntería, optamos por rodear esa parcela para entrar al campo por un lateral. Todo ese rodeo contribuyó a la impresionante imagen que nos llevamos al entrar en el campo. Un enorme espacio abierto dentro de un bosque, con una impresionante pradera de hierba que llamaba la atención, no solo por el buen estado del césped, sino por la increíble regularidad de toda la superficie.

    El tamaño del campo empezó a preocuparnos, sobre todo a nuestros alas, en quienes teníamos puestas muchas esperanzas. La distancia a la que veíamos los palos contrarios nos hacían dudar de si alguno de los integrantes de nuestro equipo podría llegar a esa otra zona de marca sin hacer escala en medio. La propia zona de marca tenía unas dimensiones que en Madrid nos permitirían montar un campo de entrenamiento sin ningún problema.

    Apenas había cuatro o cinco rivales, pero ya advertimos por su edad que este año no les habíamos convencido de que nuestro grupo tenía una media de 50 años. Cuatro chavales que no llegaban a los 25 y uno que apenas habría alcanzado la mayoría de edad, entrenaban en la puerta del vestuario mientras nosotros nos cambiábamos. Alguno descubría un detalle curioso, los contrarios, el Gelezidis Vilkas vestían como el Salvador pero en un vagón abandonado junto al campo ponía VRAC, lo que nos hizo pensar que intentaban despistarnos.

    Y como suele pasarnos, a las 17:00, media hora antes del kick off ya estábamos calentando intensamente, y en dos o tres minutos ya habíamos advertido que si seguíamos así más de uno no llegaba al partido. Así que, cambio en el ritmo de calentamiento, y repaso de jugadas. Como veríamos después en el partido, todo tiempo perdido. Eso sí, nos dio tiempo a ver en directo como los dos que intentaban levantar al Paquete se hundían en el terreno antes de levantarle ni un centímetro del suelo, algo evidente si lo hubiéramos pensado antes de intentarlo, claro.

    Llegaba ya la hora del inicio, y aunque enfrente apenas había 15 lituanos, y la mayoría no eran veteranos realmente, Apa decidió tomar las riendas del asunto. Cita urgente con nuestro entrenador, alineación titular, y al campo. Antes tuvimos que cumplir con un ritual de entrada en el terreno de juego que, la verdad, no llegamos a comprender muy bien, cosas lituanas. El equipo contrario se juntó en un círculo para dar las últimas consignas, y nosotros, que andábamos un poco despistados les imitamos sin mucho convencimiento. Nuestro capitán, Javilón, comenzó con una arenga tranquila, hablando de la deportividad y la importancia de pasarlo bien. No sabemos si por la cara de incredulidad del resto, o porque él mismo se dio cuenta de lo que estaba diciendo, paró su exposición, y tras un claro y conciso “Que coño!!!!” transformó su discurso en uno más reconocible aderezado con exabruptos y menciones a las madres de los contrarios. Ya estábamos preparados, y se ponía en marcha el encuentro.

    Las primeras jugadas, como siempre, supusieron un intercambio de golpes intentando medir las fuerzas del rival. En esa fase uno de sus tres cuartos rompió nuestra defensa y hubo que emplearse a fondo para pararlo ya dentro de nuestra zona de veintidós. Estaba claro, eran duros y el partido habría que currárselo porque los contactos no eran ni mucho menos de veteranos.

    Pero pronto también pudimos comprobar que a través del orden y la continuidad les íbamos a crear problemas. Su organización defensiva colectiva dejaba más que desear que su implicación individual en los contactos, y por esa vía íbamos a poder hacerles daño. El partido estaba concertado a 3 tiempos de 20 minutos, y tardamos casi un tercio del primer tiempo en hacer el primer ensayo. El trabajo en touch de Tostado, Erik y Manazas, nos daba buenos balones, y a pesar de que alguno ya no se acordaba del 4 gatos ni recordaba lo que habíamos practicado apenas media hora antes, al final una jugada de delantera nos llevaba a un agrupamiento cerca de su zona de marca, un balón rápido a los tres cuartos que Jesús ponía en manos de Fernando Diez para que este rompiera a su marcador y lograra la primera puntuación a nuestro favor. Como novedad este año se tiraba a palos tras los ensayos, así que el propio Fernando hacía los dos puntos adicionales.

    Desde ese primer ensayo descubrimos una debilidad en el equipo lituano que eran sus saques de centro. Una y otra vez su apertura fallaba el saque y nos daba una melé centrada o dejaba el balón colgado a la altura de nuestro tercera más abierto que con una cruz o con un apoyo cercano les ponía una y otra vez en apuros. En esta ocasión, tras no superar el centro del campo, les hacíamos una jugada clásica del repertorio liceísta, un yate. Paco levantaba la bola desde la melé al Chapero que fijaba a su ala antes de darle la bola a Gena para que, recordando viejos tiempos, se marchase hasta la zona de marca después de hacer un par de cambios de ritmo made in de la casa.

    El juego se mantenía claramente a favor del lado azul, la primera línea formada por Avelino, Mitre y Paquete, hacía su trabajo con solvencia, y se encargaba de mantener a raya a los delanteros lituanos que no tenían mucho respecto por las zonas por donde entrar en las abiertas. Como antes avanzábamos, la touch funcionaba a la perfección con Tostado y Erik, y la tercera integrada por Javilón, Manazas y el Pre llegaba a los contactos bastante antes que los rivales. El Chapero y Jesús no tenían problemas de comunicación de balones a pesar de que el calentamiento había sido desastroso en ese aspecto, y los centros, Fernando y Pearson, no tenían problemas ni en ataque ni en defensa con sus pares lituanos. Por último, la tripleta trasera hacía daño en cada incorporación, y Gena, Borja y Angel Luis, ponían metros a favor las numerosas veces que les conseguíamos poner balones en sus manos.

    En una de ellas, nueva carrera del Gena desde medio campo que vuelve a romper a toda su defensa. Pero esta vez, el rival más joven que en este periodo formaba como zaguero, no cesa en el empeño y ya casi en marca hace detenerse al Gena cuando ya cantábamos la tercera marca. Por suerte Fernando ha seguido en apoyo y recibe el oval de manos de Dani para lograr su segundo ensayo particular y poner el 19-0 tras convertir esta vez la transformación.

    Antes del final de la primera parte teníamos la primera baja, un golpe en el tobillo de David nos dejaba sin su participación para el resto del encuentro. Nada grave, pero el resultado del encuentro hacía absurdo correr ningún riesgo mayor. Entraba por él Padilla que iba a jugar unos buenos minutos antes de tener que retirarse también lesionado en el segundo periodo con una distensión muscular en el brazo.

    Y a punto de cumplirse los primeros 20 minutos, el MVP del partido, Tostado, iba a conseguir nuestra cuarta marca. De nuevo en una jugada de delantera que acababa rompiendo a ras el futuro presidente del Club. Tras la correspondiente transformación, cerrábamos ese primer tiempo con un evidente 26-0 y una sensación de superioridad muy clara, cuatro ensayos a cero lo confirmaban.

    Llegaban los cambios y el equipo se reforzaba con la entrada de Fernando Mazo, Alf, Alberito y Julito Bonet en la delantera, y con George, Loco, Jordi, Zombie y Dani Largo. Todos se iban incorporando en este segundo periodo manteniendo la iniciativa de cara a nuestros intereses y no bajando la intensidad. A los pocos minutos sufríamos la ya comentada baja de Padilla, que se retiraba definitivamente con la lesión más preocupante del viaje (que no sea nada, Padilla). Pero antes ya le había dado tiempo en participar en el juego para la consecución del quinto ensayo obra de nuevo de Tostado tras una buena combinación de toda la delantera que desarbolaba al Gelizidis Vilkas.

    Mediado el segundo periodo y tras un par de intervenciones de gran mérito también caía con un tirón en el gemelo Dani Largo. Y aunque el resultado no estaba en cuestión y las lesiones no eran de gran importancia, sí que podían empezar a hacer cundir la preocupación en la banda que este año dirigía de nuevo espléndidamente Apa, a quien acompañaban en labores de apoyo y ánimo el Chungo, Joinse, Javier Largo y Piraña (este último también ayudando con los vendajes). Para tranquilizar momentáneamente a la afición, Fernando Diez cerraba su hat trick de nuevo con una penetración entre centros. 40-0 a mediados de esta segunda parte debían ahuyentar cualquier tipo de fantasma de dimisión de nuestro mister. Pero como no, algún tímido silbido y grito de ¡Apa vete ya! se escuchó en el momento en que el jovencito lituano, ahora ubicado en labores de medio melé, salía escondido de la espalda de su enorme número ocho para conseguir sus primeros puntos. Y poco después, justo después de que Borja tuviera que abandonar el partido por un golpe en el labio que le dejaría con aspecto de palmípedo para toda la primera noche (jódete, guapo), y en medio de la desorganización defensiva por esa baja, los lituanos ponían el definitivo 40-14 de esta parte. Un empate a dos en ensayos que nos haría ponernos las pilas en el tercer tercio.

    El cada vez más preocupante número de bajas, el cansancio, la distancia en el marcador, y, sobre todo, la invasión de mosquitos que nos estaba aniquilando ya a esas horas de la tarde en esa zona boscosa, nos hizo pactar una reducción de la duración del tercer periodo de juego a 10 minutos. Diez minutos intensos que dieron de sí para ver algunas de las mejores acciones del partido con jugadas de continuidad que fueron aplaudidas por los espectadores que se habían acercado a ver el encuentro. En la primera de ellas era Alf el que la culminaba con el séptimo ensayo, y tras él, en una acción parecida, con múltiples pases de toda la delantera, Alberito ponía por octava vez el balón tras la línea de marca. Y para finalizar una jugada por la banda acababa en manos de Jordi, que deslizaba su cuerpo junto al banderín para cerrar nuestro marcador en 59 puntos después de que Fernando no lograse transformar este ensayo, algo que sí había hecho en los dos anteriores.

    Antes del final su número nueve se iba a lograr escapar por última vez llevando su puntuación hasta los 21 puntos, con lo que se finalizaba definitivamente el encuentro.

    Tras el mismo, y el paso por unas duchas que olían a algo que los lituanos decían que era el río pero que a nosotros nos recordaba más a otro tipo de vertidos menos naturales, celebramos el tercer tiempo en el propio campo, un poco más alejados de la zona donde nos habían acribillado los mosquitos. Un tercer tiempo corto, este año sin canciones (se perdieron las gloriosas actuaciones de Javilón, Julito y Apa de Bruselas), en el que se produjo el intercambio de presentes, the famous plate of Talavera.

    Y, como siempre, finalizada la gira se termina la crónica, que podría haber seguido con el curso de inmersión lingüística de lituano, la evidencia de no haber ido a casa de nadie a cagarse en su jardín, las interminables facturas en las terrazas o las jornadas gastronómicas nocturnas a base de ajo. Pero esas son otras historias que no se cuentan en estas crónicas.

    Como siempre muchas gracias a todos por participar. Nos vemos el año que viene en Bratislava (o donde sea)

    Participantes en la gira VILNA 2015:
    Locaukas, Javilonas, Joinsaukas, Apalaukas, Chaperaukas, Chungkaukas, Campas, Jesusaukas, Alberitnas, Fernandaukas, Primitivas, Zombaukas, Angeluisaukas, Ojopipaukas, Andreas, Paquetaunas, Dimitrinas, Manazaukas, Avelinas, Pirañaukas, Fernandomazaukas, Genaukas, Padillaunas, Alfaukas, Georgaukas, Borjaunas, Presidentas, Julitaukas, Largaukas, Erikaunas.

    Crónica: Por Pablo Berra

  • Crónica de una emotiva jornada: Paco Usero, Gracias Maestro

    El CR Liceo Francés organizó una jornada de rugby de veteranos en homenaje a Paco Usero, dentro de las iniciativas que el Club está organizando en memoria de Paco. Los numerosos asistentes hicieron cumplido y sentido homenaje a su figura, primero con la disputa de varios encuentros entre los tres equipos veteranos participantes y luego con una cena homenaje en el Hotel Zenith, en la que el club entregó a la familia de Paco la insignia de oro y brillantes, máxima distinción del Club.

    En lo deportivo poco que contar, susto en forma de golpe aparatoso de uno de los jugadores veteranos incluido, que afortunadamente no ha tenido mayores consecuencias. Encuentro de amigos y muchas caras conocidas para recordar en el campo las enseñanzas de Paco. Un jornada lúdica cargada de reencuentros y sentimientos.   

    #VaPorTiPaco


    Galeria de Imágenes

    {gallery}phocagallery/14-15/Homenaje_PacoUsero{/gallery}


    Tras la jornada de veteranos sobre el campo del Urtubi, se dió paso al tercer tiempo, para más tarde desplazarnos al Hotel Zenith al acto de entrega de la Medalla a la Familia de Paco Usero, a los que agradecemos su asistencia a un nuevo acto del club en recuerdo de Paco.

    Y es que el Club quiere mantener viva la huella de Paco.

    Tras la recepción de los asistentes a los que se entregó un libro escrito Por Paco con sus lecciones de rugby, la memoria del pasado año del Liceo Francés y un Polo de recuerdo de la jornada, se dió paso al acto institucional de entrega de la medalla a la Familia de Paco. En presencia de su mujer y sus tres hijos, nuestro presidente Jorge de Urquiza (leer carta), hizo un sentido recuerdo a la figura de Paco Usero. Unas palabras de reconocimiento que dieron buena cuenta de la huella dejada por Paco. Tras él, tomo la palabra Carlos Masa, compañero de Paco desde sus inicios en el mundo del rugby con diecinueve años, quien recordó aquellas primeras andanzas y la trascendencia que desde sus inicios, se intuía de todo lo que Paco hacía en relación al entrenamiento de jugadores y la formación de personas. A su finalización se hizo entrega a la familia de la insignia de oro y brillantes del club, junto a unas camisetas conmemorativas de la jornada, que los asistentes aplaudieron profundamente.

    #VaPorTiPaco


    Galeria de Imágenes

    {gallery}phocagallery/14-15/Homenaje_PacoUsero/EntregaMedalla{/gallery}

    Video, en recuerdo de PACO

    No dejeis de visitar el siguiente video, en recuerdo de PACO en: http://goo.gl/mLojLd

    La cadena Cope también se hizo eco del Homenaje a Paco Usero aquí: A partir del minuto 28.

    Paco Usero-GRACIAS MAESTRO

    Patrocinadores

      societe-generale-team-spiri  

    COM-Madrid-suma Logo-Gofit targo bank holmesplace Dalkia2 LOCCITANE AyuntMadrid

     

     

  • Los Veteranos del Liceo, al Memorial Paco Usero
  • Gira de nuestros veteranos a Lisboa
  • Nuestros veteranos vencieron en Berlín

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. | Mapa WEB