Síguenos en nuestros Canales

TwitterLinkedinYoutubeFacebook

Jueves, 04 Febrero 2016 14:26

La psicología deportiva dentro del rugby

Por Vivianne Fruchier, Psicóloga Deportiva del Club de Rugby Liceo Francés, jugadora del equipo femenino y representante en la red de clubes de rugby por la inclusión.

"Una vez alguien me dijo: el rugby no es solo un deporte físico, también es un deporte de inteligencia.

Dentro del deporte existe el entrenamiento físico, técnico, táctico y psicológico. Es en este último punto donde entra el psicólogo deportivo; probablemente se pregunten ¿cuál es el papel del psicólogo en el deporte? Pues bien un psicólogo deportivo es un profesional dentro del ámbito deportivo quien ayuda tanto al entrenador como al deportista a encontrar soluciones en situaciones concretas y analizar las consecuencias tanto positivas como negativas, profesionales que trabajan con personas sanas y ayudan con el manejo de habilidades psicológicas básicas del deportista.

Para lograr lo anteriormente mencionado es importante realizar un entrenamiento mental, el cual consiste en dotar al deportista de una serie de estrategias psicológicas  que le ayudaran a adquirir habilidades para poder enfrentarse a los entrenamientos y competiciones de la mejor forma posible, es decir, un trabajo específico para aumentar el rendimiento y el bienestar del deportista o cualquier persona que se encuentre en el ámbito deportivo. Este trabajo se puede llevar tanto individual como colectivamente.

El rugby es un deporte colectivo por lo tanto es importante trabajar con objetivos comunes, compromiso, cuestiones de conflicto, confianza, comunicación, roles y cohesión grupal, entre otras, pero no podemos olvidar que cada persona es diferente, por lo que también se debe de trabajar con cuestiones individuales, como por ejemplo: ansiedad y estrés, motivación, autoconfianza, nivel de activación del deportista, atención y concentración, liderazgo, entre otras. Si se logra que el deportista cree una nivelación de variables psicológicas como sentirse relajado, tener sensación de calma interna, sin ansiedad, optimista, sensación de diversión y placer, y al mismo tiempo tenga el control de sí mismo y que se encuentre en el aquí y ahora, seguramente se logrará un estado óptimo de rendimiento.

En el rugby encontramos situaciones donde debemos de mantener altos niveles de atención y concentración ya que se trata de un deporte de toma de decisiones, y también es importante tener un control interno y manejar el cansancio del deportista ya que el rugbier durante el partido se encuentra en una situación de desgaste físico constante, y esto puede hacer que pierda su foco atencional y baje su rendimiento deportivo.

Otras de las áreas en las que se considera el psicólogo deportivo son las lesiones, existen entrenamientos visuales que se realiza cuando un deportista está lesionado y así poder seguir preparándolo para la competición aunque no pueda hacer cuestiones físicas, como también realizar trabajos para prevenir las lesiones, otro aspecto es el bournout o el síndrome del quemado, y un tema de importancia para el deportista que es el de la retirada.

Cabe mencionar que el trabajo del psicólogo no es como el que todos tienen en mente donde el paciente va al consultorio y se habla de sus problemas, sino que el psicólogo deportivo primero tiene que conocer el deporte, su trabajo es dentro del campo de juego o la pista, es decir, tiene que estar presente en entrenamientos, saber que es lo que hacen los jugadores y de que forma se lleva el entrenamiento, claro que se llevaran sesiones fuera del área de entrenamiento o el campo. Y no solo se realiza trabajo con el deportista respecto al deporte, sino que también se hace un balance con su entorno. Creando una planificación de entrenamiento mental el cual vaya de la mano con el entrenamiento físico. Para tener un buen trabajo es importante estar en constante comunicación con el entrenador, el fisioterapeuta, el nutriólogo, la directiva y el club, no se puede trabajar de forma individual, esto debe de ser un trabajo multidisciplinar.

Los psicólogos deportivos no son magos que tienen una varita mágica para cualquier mal, no es un “loquero” que solucionara los “males” mentales y mucho menos es un entrenador que se entrometerá en aspectos técnicos, tácticos y físicos del equipo. Recordemos que es un trabajo para mejorar el rendimiento del deportista y es importante trabajar de la mano unos con otros para obtener los resultados esperados. El oponente mas difícil que tenemos es uno mismo, no dejemos de lado la psicología deportiva".

 

VIVI

Leer 1365 veces

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. | Mapa WEB