Martes, 11 Agosto 2015 08:43

Elena Díez de la Lastra, capitana del equipo femenino y nueva directiva: “Un jugador de rugby lo es para toda la vida”

elena 1

 

La capitana del equipo femenino, Elena Díez de la Lastra, acaba de estrenarse como vocal en la nueva Junta Directiva del Club. Pocos liceístas pueden presumir de un palmarés tan laureado como el suyo -que sigue creciendo: el pasado año quedó campeona de España con la selección de Madrid-. En esta entrevista awww.liceo.com Elena analiza el pasado, presente y futuro del rugby femenino en nuestro país, con especial atención a la progresión de @LiceoChicas

Eres una de las 'caras nuevas' de la directiva del Club ¿Qué fue lo que te decidió a entrar a formar parte de este proyecto?

Bueno, yo siento que al igual que un jugador de rugby lo es para toda la vida, ser jugador/a del Liceo tal y como yo lo he vivido, también es para toda la vida. Yo volví al césped del Urtubi con mucha ilusión y muchas ganas de jugar, de volver a tocar ese balón y de volver a “sentir rugby”, pero con el único objetivo competitivo de ayudar, al club y al equipo femenino que comenzaba entonces sus andaduras. Pues ser parte de este proyecto es lo mismo, pero desde fuera del campo; a esto se le suma, sin ninguna duda, mi confianza plena en la persona que me lo propuso, nuestro presidente Alejandro Tostado.

Fuiste integrante del histórico equipo femenino del Liceo que conquistó cuatro Copas de la Reina (dos con la 'marca' de Madrid 2012) y un Campeonato de Europa de Clubes en Francia. ¿Puedes recordar a los más jóvenes cómo fueron aquellos tiempos?

Pues curiosamente el equipo actual del Liceo me recuerda mucho a aquel equipo al que yo llegué hace poco más de 20 años, un equipo joven y fresco, con muchas ganas y buenos entrenadores. Después fue creciendo y formándose hasta llegar a ser lo que fue; echar la vista atrás y poder estar orgullosas de lo que habíamos creado juntas y a base de mucho esfuerzo e ilusión, lo dice todo.

Tras colgar las botas, decides volver al Urtubi y aportar tu experiencia al joven XV de Álvaro Montero logrando el campeonato de la liga de promoción y el retorno a la regional trece años después ¿Cuáles son las expectativas de este equipo para la próxima temporada?

Este equipo ha hecho un gran esfuerzo para llegar, y sabemos que no va a requerir menos esfuerzo para mantenerse. Yo creo que lo más importante en este momento es afianzarlo, no sólo donde está sino en lo que es, hacer piña, crear “jugadoras del Liceo” como las que yo os hablaba antes… Y a partir de ahí creo que hay mucho potencial, y no dudo de que empezará a dar sus frutos en cualquier momento.

Asimismo, te convocan con la selección madrileña y juegas como número 8 titular en la final del Campeonato de España (con victoria ante Cataluña) ¿Esperabas algo similar?

La verdad es que cuando me volví a calzar las botas después de tantos años ni lo habría soñado, pero no puedo negar que me ha hecho ilusión, he disfrutado mucho y de otra manera que en mi etapa previa con esa competición, y sin duda ha sido un honor jugar con y contra jugadoras de tanto nivel.

Conseguiste 33 caps con España y fuiste la capitana de las 'leonas' que quedaron subcampeonas de Europa, con buenas actuaciones en el VI Naciones y el Mundial. ¿Crees que el nivel de nuestro rugby femenino de entonces es similar al de ahora?

No creo que se pueda comparar, ha evolucionado, es diferente. Yo creo que el nivel de las jugadoras españolas es bueno, sobre todo en relación al número de fichas federativas y la inversión o la importancia que se le otorga desde las federaciones. Lo mejor es que está creciendo mucho, cada vez hay más jugadoras y cada vez son más jóvenes, y más equipos. Da gusto observar la cantidad de equipos de rugby femenino que surgen de ciudades pequeñas e incluso de pueblos, algo casi impensable fuera de los núcleos tradicionales en  aquella época (País Vasco, Cataluña y Madrid).

Una de tus compañeras, Marina Seral, formó parte el año pasado de la selección española de seven en los Juegos Olímpicos de la Juventud ¿Cuál es el estado de la cantera femenina del Liceo?

El nuevo equipo de Liceo chicas se ha nutrido en su origen fundamentalmente de un grupo de chavalas extremadamente jóvenes, tanto que se ha retrasado su entrada en la categoría senior por insuficiente número de fichas con más de 17 años;  sin embargo este aspecto, ha permitido al equipo ir a competir en un torneo internacional femenino sub-18, el Filles D’Avril, durante varios años seguidos. Y me consta que hay niñas más pequeñas (y con potencial)  jugando en categorías inferiores.

Hoy en día, las chicas juegan en equipos mixtos hasta infantiles; para luego pasar directamente a senior. ¿Crees que este sistema es el adecuado?

Pues indudablemente no parece lo mejor; hasta los 12-13 años quizá esté bien, no hay excesiva diferencia de fuerza y tamaño, y ni siquiera las necesidades o la forma de pensar o actuar de chicos y chicas sean muy diferentes. Pero de ahí a senior hay un gran escalón. Algunas chicas consiguen encontrase bien y hacerse valer en ese entorno de chicos adolescentes, pero otras acaban dejándolo, y otras sin dejarlo pasan a entrenar con el equipo femenino donde se encuentran más a gusto, pero no pueden competir con sus compañeras hasta que cumplen los 17. Creo que las “cabezas pensantes” de nuestra cúpula técnica rugbística deberían incluirlo en sus deberes de cara al futuro.

Otro punto de vista que puedes aportar es el de madre de deportista: tus dos hijos han vestido la camiseta del Liceo y tu 'pequeña' es una promesa del Canoe de Baloncesto. ¿Qué papel juega la práctica de un deporte de equipo en la formación de los más jóvenes?

Para mí es fundamental. Soy una gran defensora del deporte, sobre todo del deporte de equipo, como pilar en la educación de los chavales, en su formación como personas, en su preparación para la vida adulta. Aporta valores como la capacidad de esfuerzo y sacrificio, el compañerismo, el trabajo en equipo, la constancia, el compromiso, incluso la puntualidad. Aprender que en un equipo (de lo que sea) las acciones de una persona repercuten en el resto, y que la suma de lo mejor de cada uno es mucho más que la mejor de las individualidades… Y empezar a tener pequeños objetivos en la vida y aprender a ganar y a perder, a “caer” y a volverse a levantar. Evidentemente no es la única manera, pero es una potente herramienta para introducir todos estos valores en nuestros hijos.

Con 19 años decidiste dejar el baloncesto y probar suerte con el rugby en la facultad de medicina. Unos años (pocos) después ¿puedes recapitular y decirnos que te aportó esa decisión?

Mi familia, mi vida, mi forma de ver las cosas… TODO

Mini Cuestionario

Mejor jugador/a extranjero/a: de los de antes, Percy Montgomery

Mejor jugador/a nacional: Ana María Eigneren

Mejor jugador/a del Liceo:  Fernando Díez Molina

Un estadio: Twickenham

Un partido: De las Leonas, contra Nueva Zelanda, en el Mundial de Ámsterdam 1998

Un entrenador/a: Tomy

El tercer tiempo más recordado: Tras ganar la final de la Copa de la Reina (Temp 98-99), en el Urtubi

Un momento rugbístico: Buff, tengo muchos, y los recuerdo como si fueran ayer…

Pie de foto: Elena, tras un partido, con su hijo Miguel

elena2

Leer 2158 veces

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. | Mapa WEB