Jueves, 23 Marzo 2017 13:32

'Hasta luego', por Alfonso de la Cruz

alfonso hasta luego

Ante su inminente marcha fuera de España por motivos profesionales, nuestro director deportivo nos remite la siguiente carta de despedida: 


"Suerte es lo que sucede cuando la preparación

y la oportunidad se encuentran y se fusionan"

Voltaire, filósofo  escritor francés.

Y yo tengo mucha suerte. Hace 8 años llegué a este club sin conocimientos apenas de rugby, un poco de experiencia universitaria y muchas ganas. 8 años pueden parecer mucho o poco, pero a mí me han servido para crecer como jugador, como entrenador y por supuesto, como persona. Y no es casualidad que estos tres ejes sean el hilo conductor de la formación de mi club.

Como jugador, he aprendido el valor del esfuerzo, del trabajo duro y la constancia para poder "ganarme el derecho" a defender el escudo del Liceo en cualquier circunstancia. Porque rugby es ganarse el derecho con el trabajo. En primera regional, con el tercer equipo o en División de Honor B. Incluso como capitán del primer equipo, honor y responsabilidad que llevaré siempre marcada a fuego. Gracias a todos y cada uno de los compañeros que he tenido y a los entrenadores que me han ayudado.

Como entrenador, he tenido el privilegio de entrenar todas las categorías del Club. Desde los jabatos, hasta los S18, la preparación física del equipo Senior, Dirección Deportiva y por supuesto, el equipo femenino, que ha marcado un antes y un después en mi forma de entrenar. Cada categoría y cada equipo con sus desafíos, sus problemas y sus dificultades me han hecho aprender al menos tanto como he intentado enseñar. Cada jugador ha supuesto un reto y un impulso para mejorar como entrenador. Gracias a todos ellos, no sabéis la importancia que habéis tenido en mi vida, especialmente nuestras chicas y la generación del 2003 - 2004. Os llevaré siempre en el corazón.

Pero por supuesto, si en algo me ha marcado el Liceo Francés ha sido como persona. Estos 8 años han supuesto mi maduración final como persona y por lo tanto, puedo decir con orgullo que el Liceo ha terminado de modelar mi personalidad. Y cuando hablo de Liceo, hablo de las personas que lo conforman. Delegados, directivos, entrenadores y padres de los jugadores. Todos ellos han aportado su granito de arena para que hoy sea la persona que soy. Mención especial a los delegados, que desinteresadamente hacen posible que el club funciones. Y a los padres, que tienen el valor de dejar en nuestras manos parte de la formación de sus hijos. Gracias a todos ellos, por su confianza, por su complicidad y en muchísimos casos, por su amistad. Y por supuesto, gracias Paco.

No me gustan las despedidas, asique espero que esto sea un "hasta luego". Inicio una aventura nueva, en un país nuevo. Intentaré exportar y hacer comprender los valores de mi club. Intentaré ser ejemplo de comportamiento. Intentaré que mi club esté orgulloso de mí. Intentaré desde la distancia seguir contribuyendo a que mi Liceo sea un poco más grande, pues de momento soy lo que los ingleses llaman un "one-club man", algo de lo que no todo el mundo puede presumir. El Liceo es mi club y yo soy del Liceo.

Muchas gracias a todos. Nos vemos pronto.

 

Leer 271 veces

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. | Mapa WEB