CRÓNICA SEMIFINAL ASCENSO DH Y RESTO DE RESULTADOS

CRÓNICA SEMIFINAL ASCENSO DH Y RESTO DE RESULTADOS

El fin de semana pasado ha venido claramente marcado nuevamente, por el la actuación del primer equipo senior que afrontaba el partido de ida de las semifinales de la fase de ascenso a la Liga Heineken contra el Bathco Rugby Club de Santander.

El encuentro se disputó el pasado domingo en el Urtubi a medio día en un magnífico día de primavera que invitaba a que la afición liceista acudiese al campo a animar al Liceo, como así fue.
El encuentro comenzó con alguna indisciplina liceista que rápidamente sería aprovechada por el pateador cántabro para adelantar a los suyos en el marcador. Sin embargo, ese golpe a palos anotado no sería más que un espejismo si tenemos en cuenta lo que sucedió en los 20 minutos inmediatamente posteriores.
El conjunto liceista reaccionaría al instante con un ensayo anotado cerca de palos por el polivalente centro Javi Ortega tras una rápida jugada colectiva, que transformaría nuestro veterano medio melé argentino Iván Migliore.
Esto no sería más que el comienzo de un espectacular aunque corto período de tiempo en el que los nuestros borraron del partido a los visitantes. En efecto, casi en la siguiente jugada, un golpe a palos de Iván seguido de un nuevo ensayo, en este caso obra de otro argentino como Damián España, transformado a su vez de nuevo por Iván, nos llevaba en 10 minutos a ponernos 17-3 arriba.
Mientras el numeroso público asistente se lo pasaba en grande, alentado por el incansable y entregado grupo de aficionados liceistas más animosos, nuestro Lycée seguía con su exhibición temporal encerrando al Bathco en su 22 y consiguiendo primero, 3 puntos más merced a un drop de Iván cuando el Liceo gozaba de ventaja por infracción del rival y otros 7 por un nuevo ensayo transformado, anotado por el ala venezolano “Dottore” José Carlos y convertido, como no por Iván, a pesar de lo esquinado de la posición del lanzamiento.
En el minuto 27, nos encontrábamos estupefactos con un 27 a 3 favorable en el luminoso, ilustrativo del juego visto en esos minutos en los que sólo existió un equipo.
Pero es ahora cuando conviene recordar que el partido que se disputaba era una semifinal de ascenso a DH y que el adversario era el vigente campeón del grupo Norte de la categoría. Conviene recordarlo sobre todo porque si el Liceo tuvo 20 minutos de lucidez extrema que eclipsaron a todo un Bathco, el resto de la primera parte, fue exactamente lo contrario a lo narrado…
Desconocemos el o los motivos que desembocaron en lo que sucedió a continuación: ¿un bajón de los nuestros debido al esfuerzo titánico desempeñado? ¿Una relajación al ver como pintaban las cosas? ¿Más bien una resurrección del Bathco? ¿Las lesiones de Juan Anaya e Iñigo Arnáez? ¿La amarilla de Alex Bazzoli..? ¿O un poco de todo? Quién sabe…
La cuestión es que los santanderinos echaron por la borda la memorable actuación liceista al anotar nada más y nada menos que 34 puntos en 20 minutos con 5 ensayos incluidos. La espectacular línea de 3/4 visitante acabó de carburar y causó verdaderos estragos en nuestra defensa, impotente e incapaz de siquiera, frenar a duras penas las penetraciones del rival. Un zaguero de un nivel altísimo ayudado por una línea casi perfecta y una delantera rocosa sacó del partido a los nuestros llevando el partido al descanso con un increíble 27 a 37.
Después del descanso, la segunda mitad se pareció a un partido más acorde a los esperado: ajustado, con más protagonismo de las defensas y más táctico. A pesar de ello, Bathco aumentaría su ventaja con un golpe a palos y otro ensayo transformado pero el Liceo, animado por sus fans más incondicionales, no dejó de luchar y tras muchos minutos atacando en campo rival, logró con el tiempo cumplido un último ensayo, con el sello de Damián y la conversión de Facu Rutolo, dando paso a la esperanza para el partido de vuelta.
El 34-47 final, deja en el aire el devenir de la eliminatoria, que aún reconociendo que nos es desfavorable por el propio marcador y por las importantes bajas causadas, es a la vez una situación que se puede perfectamente luchar por contrarrestar en 80 minutos!

RESTO DE LA JORNADA:

Destacamos el Torneo de rugby seven “Alain Afflelou” organizado por el senior femenino el sábado por la mañana en el Urtubi, en el que nuestras chicas alcanzaron las semifinales de oro después de realizar un torneo muy serio y poniendo en aprietos al Cisneros, claro vencedor final, que recibió de manos de las capitanas liceistas Bruna y Wendy un lote de gafas de Alain Afflelou.
Gran día de rugby femenino en el Liceo con participación de hasta 8 equipos de ámbitos universitario y federado.
El jueves pasado por la tarde, se disputó un partido amistoso en el Urtubi entre nuestros Sub-20 y el conjunto neozelandés de Rotuara High School.
Pudimos disfrutar de la espectacular “haka” realizada por los kiwis en el campo antes del pitido inicial, además de su poderío físico y técnico. Fue precisamente esto lo que provocó la derrota de nuestros chicos por 10 a 51 a pesar del esfuerzo y la garra mostrados. Queda agradecer a nuestros invitados el habernos elegido como escala deportiva en su gira europea y felicitarles por el equipazo que son.
Por su parte, el Sub-16 Azul cayó derrotado con contundencia ante Industriales el sábado pasado en Paraninfo en la final de consolación de la Copa de ORO, por 17 a 62. A pesar de la dureza de la derrota, caras altas para terminar la temporada para los chicos de Redu en un año de altibajos en el que se acabó luchando por el título de Liga.
Sus compañeros del Blanco en cambio demostraron la mejoría experimentada este año y batieron con solvencia a Majadahonda en el Liceo por 82 a 5.
Los Sub-14 que acudieron al campo de la Universidad Rey Juan Carlos de Alcorcón para disfrutar del Torneo Internacional organizado por el club de esa localidad, disfrutaron de un gran día de rugby y de la buena organización del Alcorcón que se implicó al máximo para que todo saliera bien.
Por último, los más chiquitines disfrutaron de una magnífica jornada de rugby organizada por la FRM en el Central de la Universidad Complutense, previa a la final de Copa del Rey entre FC Barcelona y Alcobendas. Además de jugar multitud de partidos en un campo único, pudieron ver a sus ídolos más de cerca y compartir momentos con ellos.