El primer equipo pone punto y final a la temporada 2018-2019

El primer equipo pone punto y final a la temporada 2018-2019

No pudo ser. El primer equipo senior cayó derrotado en su visita al campo de La Albericia de Santander ante el conjunto local del Bathco Rugby Club por 21 a 12 en partido correspondiente a la vuelta de la semifinales por el ascenso a la Liga Heineken. Esta derrota impide a los nuestros pasar a la final de DHB poniendo así punto y final a la temporada.

Después del partido de ida en el Urtubi en el que los liceistas cayeron por 34 a 47 en un encuentro vibrante y en el que ambos equipos tuvieron sus respectivos momentos de lucidez, los nuestros se desplazaron el sábado por la tarde rumbo al Cantábrico para tratar de lograr la machada remontando la desventaja acumulada y pasar a la ansiada final.
Después de entrenar la víspera en el campo del partido, llegaba el domingo con un sol radiante que no conseguía disminuir la sensación de frío por el intenso viento que soplaba en Santander.
Apoyado en la grada por un reducido pero sufrido e incondicional grupo de liceistas desplazados desde Madrid, comenzaba el partido de la peor manera posible debido a las lesiones de Juan Anaya, que forzó su maltrecho tobillo dañado en el partido de ida, y de Philippe Ojea, quien abandonó el terreno de juego tras sufrir un duro golpe en la clavícula. Entraron en su lugar Matthew Mandioma y Diego Gómez respectivamente.
La primera parte tuvo poco juego por culpa del viento que impedía a los equipos desplegar un juego de continuidad a la mano. Sin embargo, el Liceo dominaba en la posesión del oval así como en minutos pasados en campo del rival. Lamentablemente, las considerables ocasiones en las que incurrian en la zona de 5 de Bathco, errores de manos principalmente en lanzamientos de touche, impedían a los nuestros lograr ensayar.
Los cántabros en cambio, en una de las pocas jugadas que dispusieron, conseguirían romper nuestra línea de 3/4 y ensayar con transformación. A pesar del esfuerzo visitante, terminaba la primera mitad con 7-0 para el Bathco.
La segunda parte comenzaba con un arreon liceista, que por fin se vio materializado en puntos con el ensayo de Iván Migliore tras varias fases de duras percusiones y penetraciones con apoyo de todo el equipo. Anotó la transformación el propio Iván con una patada espectacular pegada a la línea de cal mediando rachas fuertes de viento, que empataba el partido y hacía seguir creyendo en la remontada.
Por desgracia, a los pocos minutos Bathco volvería a adelantarse en el marcador con su segundo ensayo transformado. Un jarro de agua fría para los del casco alado que aún así, se negaban a rendirse y seguían luchando. Fue gracias a ese tesón y al coraje que lograban adentrarse sin pausa en campo contrario y provocar indisciplinas constantes de los jugadores santanderinos que acababan pagando con tarjetas amarillas sus numerosas infracciones. En una de esas faltas, un terrible placaje de un delantero del Bathco sancionado con amarilla sobre nuestro primera línea zimbabuense Matthew, nos puso el corazón en un puño durante varios minutos hasta que se retirara en camilla pero afortunadamente, estabilizado.
En los últimos minutos, un ensayo bajo palos del peligrosisimo zaguero local con su inmediata conversión terminaba con toda esperanza liceista de lograr la épica. Quedó tiempo para que nuestros chicos anotaran su segundo ensayo del partido, obra de Tomás Corneille, como colofón a su partido lleno de desgaste y sacrificio.
Así las cosas, queda en primer lugar felicitar al Bathco por su merecida clasificación para la final de DHB en la que se verá las caras con nuestros habituales rivales del Ciencias de Sevilla por una plaza directa en la Liga Heineken el año que viene.
Queremos felicitar y agradecer a este grupo de jugadorazos por una nueva temporada de gran nivel, la cuarta consecutiva disputando los playoffs de ascenso a División de Honor. Nos sentimos muy orgullosos de todos ellos así como de todo el staff técnico con Noé y Yate a la cabeza apoyados por Fernando. Reconocer la encomiable labor de los delegados Capi y Diego y de nuestra fisioterapeuta Julia a lo largo de toda la temporada. Y por último, dar las gracias a todos y cada uno de los integrantes de la #mareaazul que cada año crece en cantidad y calidad y que no ha dejado de arropar a los nuestros en todas las circunstancias, buenas y malas.
Termina otra temporada en la que el Liceo se sigue manteniendo firme como uno de los mejores equipos de la División de Honor B a pesar de las dificultades de todo tipo encontradas en el camino.